Ventajas de un colegio Montessori

Las ventajas de un colegio Montessori son numerosas. Hoy te contamos algunas de las más importantes. Al fin y al cabo, es un método de educación que cada vez cobra más fuerza en nuestro país, por lo que, son varios los colegios que educan en base a este sistema educativo. Descubre cuáles son sus ventajas y mitos más famosos, así como las principales diferencias que guardan con un método de educación más tradicional.

Qué es el método Montessori

El método Montessori es un modelo de aprendizaje basado en la libertad del niño y el respeto desarrollado en un ambiente ordenado con unas características concretas. Los peques tienen un papel activo, llegando a convertirse en el eje central de su propio aprendizaje, siempre siguiendo determinadas guías de los profesores.

En un colegio Montessori se busca que los niños de cualquier edad trabajen tanto de forma independiente como grupal. Para ello, se emplean materiales de aprendizaje que estimulen, motiven y comprometan a los pequeños a la realización de actividades de una forma eficiente.

De esta forma, se consigue un buen desarrollo en determinadas áreas, como la social, emocional, física y cognitiva. La clave del método Montessori se encuentra en ofrecer a los niños la independencia necesaria, dejando claro los límites para una correcta convivencia con el entorno.

Ventajas del método Montessori en la escuela

A continuación, te explicamos algunas de las ventajas más relevantes del método Montessori:

  • Se estimulan las capacidades individuales de los niños: cada niño aprende a su propio ritmo. No hay dos niños iguales, por lo que es importante adaptar los estilos de aprendizaje a cada uno, teniendo en cuenta sus propios intereses y capacidades para ejecutar las diferentes actividades.
  • Se ayuda a desarrollar la autonomía y la independencia: el método Montessori trata de crear un entorno natural y accesible en el que los alumnos trabajen a su propio ritmo, aprendiendo y colaborando con los demás. Por otro lado, las habilidades sociales se mejoran y se fomenta la autonomía. Los niños que acuden a este tipo de colegio no tienen ningún carácter tímido ni retraído, lo que resultará muy ventajoso en su vida adulta.
  • Se fomenta el desarrollo cognitivo: en un colegio Montessori, se favorece el desarrollo cognitivo de los niños, así como su creatividad, ya que, los niños tienen la libertad para experimentar con todo su entorno.
  • Se facilita el aprendizaje activo: los niños se convierten en buscadores activos de conocimiento, con libertad para cuestionar, investigar y establecer conexiones. Esto despierta su curiosidad y una motivación intrínseca por aprender. El papel de los profesores es facilitar ese aprendizaje y ser los guías que allanen el proceso de descubrimiento a través de actividades con una impronta práctica.
  • Se apuesta por el movimiento libre: este método tiene en cuenta la necesidad que tienen los niños en los primeros años de estar en constante movimiento. En las escuelas Montessori, los niños se pueden mover, desplazar y correr por donde deseen dentro de un espacio seguro.
  • Se refuerza el trabajo en equipo y la sociabilidad: en la mayoría de los casos, en una misma clase de un colegio Montessori, puede haber niños de diferentes edades. Esto permite que los pequeños puedan aprender unos de otros. Siempre se promueve un ambiente de colaboración y respeto.
  • Se establecen límites: siempre existirá la libertad en el método Montessori. Sin embargo, se establecen una serie de reglas que garanticen un buen orden y un ambiente respetuoso entre todos los alumnos.
  • Se promueve la autoevaluación y la autodisciplina: en un colegio Montessori se aprende de los errores, eliminando el miedo a equivocarse y estimulando el descubrimiento. Cada pequeño tropiezo es una oportunidad de aprender algo nuevo.

Mitos del método Montessori

Aunque su popularidad no para de crecer, existen ciertos mitos entorno al método Montessori que debemos desmentir:

  • “Los niños no hacen nada”: existe la creencia de que los niños únicamente se dedican a jugar. Este es uno de los mayores mitos, ya que, son los propios niños los que eligen las actividades que quieren realizar durante el día, pero siempre se establece un objetivo al realizarlas. Los profesores se encargan de guiar y establecer las tareas con un aprendizaje de trasfondo, aunque los niños no lo perciban fácilmente.
  • “Existe demasiada libertad”: este es otro de los mitos más comunes. En el método Montessori se establecen límites entendibles en los que los niños trabajan de forma ordenada y disciplinada, tanto de forma individual como en grupo.
  • “Los niños están sobreprotegidos”: esto es un gran mito, ya que, uno de los objetivos principales es fomentar personalidades independientes. Siempre existe una guía, que ellos son libres de actuar y desenvolverse como ellos decidan.

Diferencias entre el método Montessori y el tradicional

Si todavía tienes dudas acerca de las diferencias que existen entre el método Montessori y un método de enseñanza más tradicional, aquí te dejamos las principales diferencias:

Método Montessori

Método tradicional

El niño es quien maneja su aprendizaje

Es otra persona quien dirige el aprendizaje

Guía

 Profesor o maestro tradicional

Atención personalizada

 Atención grupal

Se crean estímulos para aprender

No se trabaja a través de estímulos

Libertad de movimiento y adaptación

Clase estructurada

SHARE IT: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email